miércoles, 25 de abril de 2012

EL DESVIADO SENTIDO DE LAS TIJERAS

Estos días estamos asistiendo a un más que cambio de modelo de sociedad que afecta a aspectos tan básicos como la sanidad o la educación. La palabra recorte se ha convertido en íntima de los españoles como si no supiéramos decir otra cosa. Se nos ha atrofiado muchas de las palabras positivas que veníamos disfrutando e incluso mencionando de vez en cuando para sustituirlas por otras tremendamente negativas y que ensombrecen nuestro presente y dejan muchas sombras para el futuro. Lo cierto es que los recortes no acompañan la evolución de las cosas de un modo natural y es como si, de repente, nos hicieran adelgazar de golpe ante los excesos del pasado, unos excesos que, en muchas ocasiones, se han propiciado desde las instituciones con dinero a manos llenas para actuaciones inútiles. Es hora de replantearnos muchas cosas empezando desde arriba y, puesto que, cuando la reforma laboral entre en plena vorágine, es decir, dentro de dos años aproximadamente; gozaremos de sueldos más bajos ante el panorama frío y desolador de paro y destrucción de empleo, es conveniente que los sueldos de todos, incluidos los de los políticos, reciban también la visita de la tijera hasta situarse en unos límites decentes y sostenibles. ¿Acaso vamos a pagar todos los desmanes de unos cuantos por el simple hecho de estar en la parte de arriba de la cúspide? ¿Es que los recortes se encuentran justificados simple y llanamente se sustenta en una mayoría absoluta? Gobernar para el pueblo y con el pueblo, no a las espaldas del pueblo. Cuidado con los excesos....Continuará....

4 comentarios:

PHL dijo...

Estoy de acuerdo contigo en parte.

Creo que es necesario que ciertos "vicios adquiridos" sean cambiados, como ciertos abusos en sanidad y otras áreas donde el más listo era quien sacaba tajada y el legal a comerse los mocos.

Coincido contigo en que deben ser los políticos quienes se recorten sus sueldos. No está justificado un sueldo tan elevado, sobre todo cuando muchos de ellos no tienen ni la formación para estar en esos cargos o para vivir del cuento por haber estado 2 años como ministro o menestra... Una vergüenza. Una pena que estemos en esta situación de crisis pero miremos el lado bueno (si es q esta situación lo tiene) para eliminar tanto chupatintas y sinvergüenzas. Y que se pidan euros a quien los tenga, que haberlos "haylos"...

José Manuel DG dijo...

...la verdad es que no creo que los recortes, sobre todo a la clase obrera, sea la solución. Tampoco veo en el resto del panorama político grande pensadores, o ideas brillantes.
Igual, de la misma manera que hizo la Casa Real,sacando a la luz sus cuentas, todo aquel que recibe subvenciones en España podían sacar a la luz las cuentas claras.Por ejemplo,¿en qué cursos u otros gastos se gastan el dinero UGT,CCOO,CEOE...?¿Y la Iglesia?¿Y el PSOE,PP,IU...?Igual por ahí se puede reducir gastos.
TAmbien otra foma de ahorrar dinero sea obligar por ley a los chorizos y presuntos chorizos(los Gürtels y los EREs falsos de turno)a parte de los especuladores y demás ladrones de guante blanco,a devolver todo el dinero robado.
Ya veremos qué hacen PSOE-IU en Andalucía.¿Qué medidas tomarán?
...me temo que la solución más cómoda para los políticos(dá igual las siglas) es la podadora.

Miguel Ángel Mendoza dijo...

Totalmente de acuerdo. Los vicios adquiridos es hora de darles el boleto definitivo para que no vuelvan más. Los abusos siempre son negativos, vengan de donde vengan, porque el sistema no es un chicle que se estira de forma infinita. Posiblemente, nos hemos olvidado muy rápido que una vez fuimos pobres y que debíamos ser prudentes. Está bien intentar vivir cada vez mejor pero si no conocemos nuestra historia tenemos la posibilidad de volverla a contemplarla de nuevo...

Miguel Ángel Mendoza dijo...

Si el fraude se controlara adecuadamente, es decir, con más intensidad y más inspectores, y con el pago de las deudas a la Seguridad Social y a Hacienda, incluido el fútbol y las grandes empresas, divisaríamos un déficit menor. Lo complicado es acertar con la cifra pero, evidentemente, no estaríamos en los 90.000 millones de euros de deuda..